One for the Money

jobless-men-keep-goingHace un par de semanas estábamos cenando en casa de unos de amigos –contra todo pronóstico todavía queda gente lo suficientemente temeraria como para contarnos entre sus amistades- cuando el anfitrión, entre bocado y bocado de jabalí con compota de lombarda, me dijo en un tono la mar de casual “¿Te acuerdas de lo que me dijiste el otro día?”

Obviamente, con la incontinencia verbal que me gasto desde mi más tierna infancia, me quedé con cara de póker intentando adivinar cuál de todas las sandeces que acostumbro a decir se había quedado prendada en su memoria esta vez.

Viendo que me hallaba en un singular aprieto, continuó sin darme tiempo a deglutir siquiera “Lo he pensado mucho y al final he decidido hacerte caso y rechazar la oferta de trabajo de los suecos. Me ofrecían X mil más de lo que gano pero tenías razón, no merece la pena”

Les voy a ahorrar la cantidad exacta de miles de euros más que le ofrecían porque en los tiempos que corren es hasta obscena. Pero eran muchos, muchísimos, créanme.

Viendo que me iba a dar un síncope allí mismo, mi cerebro se lanzó a un rewind atolondrado en busca de las palabras culpables de aquel atropello. Y por fin me vi, copa de rioja del 94 en mano, diciendo como si cualquier cosa que la única cosa para la que gustaría tener más dinero es para comprar tiempo del padre tigre. Chupa del frasco. Carrasco.

Poco me faltó para abofetearle allí mismo por insensato. A quién se le ocurre escucharme a mí, de entre todas las personas de este mundo, para tomar una decisión de cierto calado sabiendo lo enajenada que estoy desde que mi máxima responsabilidad es encontrarle el punto de sal a la porrusalda.

Se pueden ustedes imaginar lo consternada que salí de aquella cena barajando muy seriamente tomar los votos de silencio por el bien de la humanidad y, sobre todo, de los pobres incautos que me rodean.

Haciendo memoria me di cuenta de que no era la primera vez que animaba, directa o indirectamente, a algún allegado a tomar decisiones nefastas en términos económicos.

Como aquella vez que le aconsejé a mi amiga la de Albacete que vendiera su vivienda unifamiliar por menos de lo que costó y se fuera de alquiler. Confieso que cuando vamos de visita (al piso de alquiler) todavía le doy a probar al periquito la comida por miedo a que su marido le haya echado cianuro para deshacerse de una vez por todas de mi incómoda a la par que ruinosa presencia en su vida. Por lo visto también me culpa por haberles engatusado para tener cuatro hijos.

Teniendo en cuenta que he dedicado mi vida profesional íntegra a las finanzas en sus múltiples vertientes, esta querencia hacía la inmolación financiera de propios y ajenos es cuanto menos preocupante.

Sin embargo, y aunque los muchos miles euros aquellos todavía me escuecen, es cierto que creo que una de las características de la madurez financiera es precisamente la de saber cuándo hay que perder dinero y por qué.

El dinero, aunque a veces sea difícil recordarlo, es una representación, en ocasiones tan sólo gráfica, de un recurso, nada más. No es un fin en sí mismo, es una unidad de intercambio que nació con el único fin resolver una incomodidad: la de tener que llevar la vaca a los grandes almacenes para cambiarla por unos Loboutin con el riesgo añadido de que en ese momento a la dependienta se le antojen más dos fardos de trigo que tu vaca.

Nos vanagloriamos del dinero ganado y las inversiones rentables mientras callamos nuestras miserias económicas de cada día, pero muchas veces es más inteligente perder dinero que ganarlo.

El dinero, como todo, tiene un precio y, por desgracia, solemos pagar de más.

Anuncios

46 thoughts on “One for the Money

  1. Pues yo te entiendo muy bien y creo que el hacerse el sueco con el trabajo en Suecia era buena idea.
    Recuerdo cuántos compańeros toman cualquier puesto en el extranjero por el triple de dinero que cobran normalmente. Y piensan que la Embajada les paga casa y colegio. Pero ahí está la trampa. Si estás en un país con idioma internacional, tiene que ir a colegio de ese idioma, a aprender, si quieres uno bilingüe, lo pagas de tu bolsillo. Calcula si tienes dos o tres hijos. Y la casa. En Suecia, por ej. es muy difícil ser dueńo de un apartamento y es muy difícil por tanto, alquilar. Por no hablar d elo caro que es.. En otros países, los extranjeros vivimos en barrios muy caros y a veces la empresa sólo te paga un %.
    Así que calcula.
    Ah, que estabas con un Rioja en la mano. Ahora entiendo la lucidez.

    1. Exacto, ya no es sólo que el valor del dinero no es ni absoluto ni universal sino que además a veces conlleva un coste personal, moral e incluso ético que no merece la pena.

      En fin, nos deberían prohibir el rioja, está claro.

  2. Mi padre podría haber sido un chef con estrella michelin y sin embargo decidió dejar su restaurante por un puesto de funcionario como cocinero de hospital. No sé si se le cruzaría una madre tigre por el camino. No sé si nosotras hubieramos ido al colegio alemán y hubieramos comido arroz con bogabante lunes sí, lunes también, pero nunca nos ha faltado tiempo con nuestro padre. Y eso querida es lo que más valor tiene en esta vida. El tiempo. De calidad. Así que olé por tu incontinencia verbal.

  3. ¡Ay como me parto con tu forma de contar las cosas tigresa!
    Lo cierto es que cuando la gente que te rodea sigue tus consejos por algo será, por lo poco que te voy conociendo a través de tu blog tienes mucho de ese raro sentido común que escasea en estos tiempos. Darle su justo valor al dinero y sobre todo, dedicar tiempo a tu familia y tener la osadía de tener cinco niñas es algo que comparto profundamente y ante lo me quito el sombrero.
    Aquí estoy, encerrada en mi cuarto con pestillo para que mis tres fieras me dejen 10 minutos para leer tu post y hasta comentarlo. Deseando la siguiente entrega, no tardes tanto, que en el fondo, reconócelo, sacas tiempo hasta para limarte las uñas :)
    Un beso desde Sevilla

  4. Me alegra saber que fuera de nuestras fronteras se siguen proponiendo trabajos con remuneraciones tan abultadas y tener el lujo y la libertad de poder rechazarlos. Aquí lo terrible es trabajar doce horas al día, no ver a tus hijos y no poder cuestionar nada con los 800 ó menos que se gana.

  5. En ésta vida no todo es dinero, suena un poco raro al decirlo hoy en día;, pero es verdad
    Hace unos años, mi marido tenía un sueldo de los de perder el sentido, y a pesar de eso le animé a que buscará otro trabajo, viajaba continuamente, apenas estaba con los niños y cuando estaba en casa , era como si no estuviera, siempre pensando en el trabajo. ..
    Afortunadamente me hizo caso, dejo aquel trabajo, ahora gana menos, si, pero tenemos más tiempo para nosotros y eso va a ser lo único que te llevas de ésta vida, el dinero siempre se queda aquí.

    1. Me encanta la agilidad de tu escritura y la manera de hablar de temas tan relevantes con ese tono desenfadado y natural que manejas con soltura pasmosa.
      Gracias!

  6. Tiempo/Dinero. . A veces me gustaría tanto salir de esta sociedad consumista e irme al monte. Puede una sociedad cambiar tanto como para darle importancia a lo esencial? Salir de esta vorágine, plantarse, etc. Tiene que ser posible. Ay maja, da gusto leerte. En fin. Viva el rioja.

  7. Pues me parece un consejo/comentario más que acertado para que ppudiera tomar la decisión que considerara más adecuado, porque al final la decisión no deja de ser suya…
    Y efectivamente el dinero no deja de ser eso, dinero, necesario para subsistir pero no un fin en la vida. El tiempo no se puede comprar con dinero y como bien dices hay momentos en la vida que es mejor no ganar dinero que pagar un precio más alto por tener mucho más.
    Me ha encantado este post! Da gusto leerte ;)

  8. Pues me vas a perdonar, pero con los tiempos que corren en este país a más de una familia nos gustaría estar en esa tris de poder elegir, pero por desgracia no hay esas super-ofertas, más bien ha la necesidad de tener que buscar como llegar a fin de mes. Pero conticoneso es verdad que hay tiempo que no lo paga el dinero, pero dinero que te da tiempo para respirar….

    Lo del punto de la porrusalda no es tan complicado te lo prometo, pero eres un peligro

    Saludos

  9. La culpa la tiene el vino del 94… te lo digo yo que trabajo para bodegas y conozco más de un caso de meteduras de pata relacionadas a los taninos embriagadores de un tinto con solera ;)

  10. Realmente no le diste un consejo directo, si no simplemente que haráis tu con más dinero…, y me da que yo haría lo mismo: comprar tiempo¡ A partir de ahí las cuentas son claras. Yo rechazé un trabajo en el extranjero muuucho mejor pagado que aquí en España, a poco, pero separarme de mis seres queridos no me compensaba, y aquí sigo: pobre pero feliz, y mis seres queridos queriéndome.

  11. Lo que me ha gustado éste post, y no puedo estar más de acuerdo con los comentarios, menudo pozo de sabiduria!!!Como siempre, me quito el sombrero ante tí, Madre Tigre.

  12. A ver, renunciar a muchísima pasta por irte a vivir a otro país cuando vives bien en el tuyo tampoco es que sea una decisión de vida o muerte. El problema es cuando tienes que aceptar un trabajo de mil horas que te quitará tiempo con tus hijos o tiempo de tu vida personal pero no te queda más cojones que cogerlo porque o es eso o no comes. Renunciar a ofertas de mucha pasta cuando tienes la vida resuelta en beneficio de tu vida personal es sencillamente una decisión de ricos.

    Lo siento pero no entiendo el problema, ni el de él ni el tuyo aconsejando eso. No hay duda existencial en esa decisión.

  13. Por donde empiezo? Creo que el post esta bien en forma pero creo que la historia no es dramatica, al menos para tus lectores. El drama seria que tuviera que decidir entre un trabajo de salario base y mil horas o irse a otro país donde le doblaran las horas por cuatro monedas más. Supongo que tener un poder adquisitivo x no te deje ver ciertas realidades. Pero el drama no es estar preocupada por una purrusalda. El drama seria que tuvieras que preocuparte por ella porque no tienes con qué hacerla. No sé si entiendes por donde voy pero creo que no es buena historia.

    1. Vamos a ver. Este es el blog de una mujer que vive en una granja enorme y preciosa en el estado más caro de Alemania con sus cinco hijas y que no necesita trabajar. ¿Realmente esperabas encontrar aquí los dramas de la familia que tiene que salir adelante con mil euros al mes? No se puede hablar de los problemas que uno no tiene. Y te parecerá mejor o peor historia, pero es su historia. Que vale, no ha aconsejado directamente y aunque lo hubiese hecho no es ningún drama.

      Pero creo que se sentiría igual de mal si alguien hubiese seguido su consejo de echarle un ingrediente nuevo a un guiso o algo así cuando se esperan invitados. En otras palabras: la responsabilidad de que otro se pueda equivocar por seguir tu consejo. Además, creo que precisamente porque es consciente de los problemas que tiene la gente en España, lugar desde donde la lee casi todo su público, tiene más mérito contar esto sabiendo que gente como tú la puede juzgar. Por otra parte, y citando al gran Oscar Wilde: todos los problemas son soportables menos los propios.

      Personalmente, a mí es que me divierten más las historias de las niñas y los animales. ¡Cuéntanos algo de la Tercera cuando puedas, Madre Tigre!

      1. Agradezco que te pararas a dar tu opinión sobre mi comentario, en exclusiva. Y solo decirte que todo el mundo conforma una opinión al leer un post, unos la comparten y otros no. Las opiniones solo son eso opiniones, ni mejores no peores.

  14. Muchas veces solo necesitamos oír de otro lo que a nosotros ya nos rondaba la cabeza. Si encima te siguen hablando, date por satisfecha ;)
    Ahora en serio. Muchas veces lo pienso, ¿Qué haría si tuviera más dinero? Y sinceramente, en mi día a día estoy segura de que solo derrocharía absurdamente. Otra cosa es tener acceso a determinadas cosas que al pueblo llano no nos llegan.

  15. Madre Tigre!!! No consigues trolls hablando de maternidad pero te van a salir con este tema ;)
    Personalmente creo que las dos partes tienen razón. Tan triste es no llegar como pasarse de vueltas. Y para los que tienen el lujo de poder elegir, tu consejo me parece fantástico. Aquí una que ha cambiado de manager en multinacional a profe de instituto. Feliz.

  16. Una vez más, querida, te felicito por tu incontinencia verbal y lo floja, a la par que atinada, tienes la mano para plasmarla por escrito. Si no fuera así, no disfrutaríamos de tan variopintas historias y enriquecedoras opiniones, con las se podrá estar de acuerdo o no, pero desde luego, dignas de lectura son. Yo, personalmente, me encuentro muy en tu línea de opinión en este y otros muchos casos, valorando que más allá de los opulentos aderezos que tenga la historia (a saber el rioja del 94, los X miles de euros, o los estrambóticos consejos de madre de familia acomodada) y más allá de la situación económica de cada uno, lo importante para mí es el mensaje de que el dinero en realidad tiene un precio mayor del que solemos pagar, porque a lo largo de la historia le hemos ido dando un valor como recurso (como muy bien lo defines) más elevado del que verdaderamente debiera tener.
    Un abrazo,

  17. Qué bueno encontrar tus historias a través de éste blog. Me encanta leerte; me hace sentirte otra vez cerca como cuando pasábamos las tardes merendando sandwiches de nocilla y viendo “tú a Boston y yo a California”….
    Parece que era un presagio de lo que iban a ser nuestras vidas ” tú a munich y yo a Santiago de Chile”….pero sabes que desde la distancia siempre te llevo en mi corazón y en mis rrcuerdos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s