Ajuste de cuentas

tumblr_nmju58JEbE1t96d7to1_500

Sólo podía pasarme a mí.

Mejor dicho, sólo podía pasarnos a ti y a mí. Nadie como tú y yo para encontrarnos un jueves cualquiera, sentados en un coche aparcado en la puerta de un Vips, saldando una deuda de hace veinte años.

“Lo intenté, me rindo” parecías decir entonces cuando te fuiste sin decir nada. Veinte años llevo custodiando este legado que nunca fue del todo mío.

Soy un tipo solitario, me dices ahora casi convencido, no valgo para ataduras ni compromisos. Lo mío es estar solo aunque sea acompañado, insistes más para convencerte tú que para convencerme a mí.

Yo te escucho y me río. Siempre nos hemos reído mucho, siempre, hasta cuando no teníamos de qué. Y te escucho, como siempre, sin creerme nada.

Yo te miro y no veo ese tío desengañado que me quieres vender. Yo te miro y recuerdo como fuimos y lo que fuimos, hace mucho tiempo.

Claro que tú tenías tus fantasmas, y yo tenía los míos. Tú estabas harto de ser joven y yo estaba deseando serlo. Pero aún y así fuimos -tú y yo- sin decirlo nunca en voz alta, mucho más de lo que nunca quisimos reconocer.

Hoy he venido a devolverte la parte de ti que me dejaste en prenda. Hoy vas a decirme lo que siempre he sabido, que me quisiste y que te hice daño.  Pero no fue así.

No es que yo te traicionara, es que tú no tuviste los huevos de perdonarme.

Yo lo sé, tú lo sabes y lo demás es miedo.

Ahora haz el favor de ir a buscar una tía estupenda que sepa hacerte feliz.

Y cuando la encuentres, atrévete a quererla, coño.

Anuncios

24 thoughts on “Ajuste de cuentas

  1. Pero aún y así fuimos -tú y yo- sin decirlo nunca en voz alta, mucho más de lo que nunca quisimos reconocer.

    Siempre es así ¿no? Todos esos “tú y yo” que nunca serán recordados o reconocidos por la historia, que nunca salieron al mundo real, pero que en algún lugar de nuestra mente siempre permanecerán, cada detalle, cada palabra, viva y tan, tan llena de significado.

  2. Cuantos recuerdos me trae a la memoria tu post. Esos “tu y yo” q durante 8 años se quedaron en eso. Yo tb ajuste cuentas con los años y reconforta que te reconozcan que se equivocaron.
    Nunca le olvidaré pero perderle “ayer” me ayudo a tener lo mejor hoy.

  3. Hola Madre Tigre, soy una de tus miles de seguidoras en la oscuridad, alguna vez te he escrito, pero hoy no me he podido resistir..que bien has resumido la historia de muchas de nosotras, esa que siempre queda, esa que no pasa, esa que a veces se repite con otras personas en las mismas circunstancias.. No solo hay que enamorarse, hay que tener el valor de querer con todas las consecuencias, y aunque a todos nos han hecho daño, nos hemos acabado levantando y echando valentía hemos vuelto a querer.. En esta vida hay que ser muy valiente, para arriesgarse, caerse y sobre todo, volverse a levantar.. Que bien hicimos en no dejarnos enredar en historias con poco valientes!

  4. Genial.

    Este post, aparte de hacerme recordar la historia propia que quiero ver reflejada en él, cosa que consigues con maestría, me ha llevado a recordar el post que escribiste hace mucho sobre maridos alemanes, en el que los comparabas con coches. Ya lo sé, ya sé que aquel era en un tono muy distinto y en otro momento pero en mi mundo emocional tienen puntos de conexión, en mi historia al menos.

    No sé si por culpa de tu post (que no tuya) voy a terminar agarrando el teléfono para saldar algunas cuentas… besote

  5. yo creo que casi todos tenemos alguna historia que acabó sin querer o de forma equivocada , sobre todo en ese tiempo de universidad o etapas parecidas. No me gustaría encontrarme otra vez con el protagonista de dicha historia ,sobre todo porque creo que no serviría de nada, lo pasado ,pasado está y sobre todo cuando ha pasado tantos años y la vida ha cambiado. Otra cosa bien distinta es si era o sigue siendo tu gran amor.

  6. Yo tambien he tardado en aprender a amar, de hecho sigo aprendiendo cada día, cada vez lo hago mejor :-) eso si: “regrets, I have a few, but then again, too few to mention” El pasado, pasado está!

  7. Me ha encantado el post. Te sigo de hace un tiempo y soy una verdadera fan de La madre tigre (y sus tigresas, of course!) Este post lo puedo suscribir igualmente…ufff, q recuerdos!!
    Yo siempre digo que, más que miedo, es cobardía. Muy bien lo dice Silvio Rodríguez en su cancion Una mujer con sombrero:
    La cobardía es asunto
    de los hombres no de los amantes,
    los amores cobardes no llegan a amores ni a historias se quedan ahí
    Ni el recuerdo los puede salvar (…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s