La casa de la pradera

Familia numerosaMe temo que mis días de bloguera han llegado a su fin. No me malinterpreten, quiero a este modesto blog con furor y desenfreno. Por todos los buenos ratos que me hace pasar y los baños de ego que me pego de vez en cuando. No hay terapia más barata que estas líneas que tecleo sin ton ni son, ni patio de marujas más agradecido que el TL que profanamos a diario. El problema es que este estado hormonal de embarazo a término en el que me hallo tiene subyugada la esquizofrenia galopante de la que habitualmente hago gala.

Me estoy volviendo zen. En su variante más grave. Me atrevería a decir que acumulo en mi ser un nivel de La Fuerza completamente incompatible con cualquier amago literario, no digamos ya humorístico o chisposo siquiera. Que para triunfar en este maremágnum de bitácoras variopintas es necesario una dosis elevada de histeria y desesperación es de primero de blogueando sin ambición.

Razones para internarme de forma voluntaria en un frenopático no me faltan. No les cuento mi día de ayer por miedo a que se extienda el pánico colectivo y tengan que declarar el estado de sitio. Baste decir que la vuelta al colegio con tres horarios dispares, cuatro profesoras henchidas de motivación docente, veintiocho millones de compañeritos con su padres plomizos adosados a la mochila y armados de freunden buchs, las pertinentes visitas al ginecólogo, los monitores, los análisis, las ecografías, la dichosa maletita del hospital, las toneladas de mini-bodys, mini-gasas, mini-pijamas y toda suerte de artilugios minúsculos que campan a sus anchas por doquier  y mis obligaciones pseudo-laborales, amén de una reunión de padres al borde que un ataque de nervios diaria y este clima germano que nos regala lluvias torrenciales día sí y día también, deberían darme material suficiente para competir con la versión ilustrada de la Enciclopedia Británica.

Pero no. Algo tiene La Quinta, con su pataditas traicioneras y su forma de aposentarse sobre mi cadera derecha, que sólo la idea de que quizá pronto pueda teneral en brazos, pese a los miedos infernales que me asolan en cada esquina, que me está convirtiendo en la versión edulcorada de Caroline Ingalls.

Fíjense si es seria la cosa que ni las mañanas con sus colacaos y sus dientes a medio lavar están consiguiendo romper este idilio involuntario. Miro a mis niñas y ya no veo unos monstruos testarudos rifándose mi paciencia. Las veo más guapas, más relucientes y más encantadoras que nunca. Esta mañana, para asombro de todos los presentes, en lugar de vestir a La Cuarta con un placaje hombre a hombre como acostumbro le he cantado. Yo que sólo conozco la escala del grito desagarrado he entonado El patio de mi casa con su chocolaaaate y su moliniiiiiiiiillo. A puntito he estado de arrancarme con el Señor Don Gato y su tejado así, porque sí.

Lo peor es que además nos estamos volviendo ideales. El padre tigre ha cejado en su enconado empeño por lucir barba estilo Príncipe Felipe y está otra vez suave y lustroso. Desde que se nos ha estropeado la cafetera de mis desvelos tomamos té en unas tazas monísimas que no habíamos usado nunca. Todos. Con su tetera inglesa y su terroncito de azúcar. La Tercera está con el guapo subido y unos bucles dorados que nos sacarían de pobres en un aprieto. Por no hablar del golpe de melena de La Segunda a la que ya se rifan las madres de su clase nueva para amiguita predilecta de sus hijas. Hasta le estamos sacando partido a la amalgama que tiene La Primera por cabellera. Además ha recuperado las gafas que le dan un aire parisino de lo más favorecedor.

Gracias al cielo La Cuarta nos ha cogido unos kilitos y luce cual alemán beodo. Si no estaríamos perdidos en este jardín otoñal que haría las delicias de cualquier revista de lifestyle. No sé si este estado de embriaguez será transitorio ni cuánto durará la resaca. Entre tanto me temo que tendrán que digerir como puedan estas impersonaciones sinatrianas que padezco de vez en cuando.

Anuncios

28 thoughts on “La casa de la pradera

  1. A ver, lo de dejar el blog será de forma moentánea, hasta que estés desesperada por contarnos algo de la Quinta, no pretenderás dejarme, después de haberte descubierto, con la miel en los labios, de eso nada.
    ¡¡Suerte con el parto!! Que sea una horita corta y que el período de embelesamiento que estáis viviendo dure mucho.
    Besazos a la Familia Tigre.

  2. Ufff te leo y no te veo, es más me asusta en el estado bucle que estas entrando, pero oye piensa que es momentaneo no… además así como lo cuentas suena hasta bucólico.

    Suerte con tu nuevo reto, la quinta es un escalafón más a tu controlada locura familiar, y a malas siempre te quedará buscar un vestido rojo y largarte a república dominicada, eso si a tu regreso el padre tigre lo encuentras con barba de naúfrago y no de príncipes.

    Besos, ánimos y entre hormona y hormona escribe si puedes a algunos nos gusta mucho leerte ( aporte pa tu ego)

    PD: 28 que gran día!!! cada loco con su tema

  3. No, no es justo que nos vayamos a quedar sin saber de la quinta. Me gustaría saber como son los deberes de cinco, las comidas de siete, como se ponen deacuerdo con la dichosa Tv y esas cosas de familia numerosa. Espero que solo sea momentáneo, hasta que retomes el órden desordenado habitual.

  4. Las niñas deben tener un cacao mental… qué le ha pasado a mi madre? que nos la devuelvan…
    Suerte con todo y aquí estaremos tus lectores contando horas hasta que volvamos a leer tus aventuras, entonces ya, con la Quinta a bordo.

  5. Eso son las hormonas de la felicidad. Esas que la naturaleza nos da para no tirar a recién nacidos llorones por la ventana. Yo creo que La Quinta no va a tardar ya nada :)
    PD. ¿se pueden comprar en botella? A vaces estaría bien ver a los niños guapos a pesar de las manchas, el tren montado a traición en la puerta de la cocina y los gritos en el momento de enjabonar la cabeza :)

  6. Vamos, que no me lo creo. ¿A quién le vas a contar sus desdichas de madre? ¿Quién te va a entender mejor? Aquí no importa que insultes a tus hijos, que reniegues de su existencia, que cuentes cómo les sobornas… En definitiva, todas somos madres

  7. ¿Será la calma previa a la tormenta? Disfruta de esta paz. La Quinta llega con amor bajo el brazo. Ya verás. Nosotras esperaremos impacientes tus posts sean edulcorados o no.

  8. Pero tú te crees con derecho a decidir que dejas de escribir y punto? Venga hombre por favor… Bueno, algo de derecho tendrás… Pero en el fondo sé que nuestros mensajes de tristeza infinita por esta despedida sin aviso, te devolverá en razón. Tu estado de embriaguez y enamoramiento de la vida es genial jajaja.
    Me encantas tigresa. No te vayas muy lejos que me has alegrado la tarde.
    Yo no puede vivir sin saber de la quinta. Tendré que acosar a la gremlin para que me cuente de ti :).
    Besos hermosa!

  9. Seguro que es La Quinta? yo sigo esperando a que sea una mentirijilla de autora para añadir factor sorpresa al blog y al final vengas con El Heredero y te estés riendo de aquí a Tokio de tus incautas lectoras.

  10. Y luego digo yo que mi primer embarazo está siendo raro. Tanto como se supone que nos revolucionan las hormonas, que nos volvemos unas histéricas sin control y mírate, más tranquila que nada y a punto de perder la ironía para convertirte en la madre con la familia ideal ¡qué cosas hay que ver!

  11. Vamos a ver hermosa, ya he venido.
    ¡¡Qué coñ* es eso d pensar de soslayo en sejar el blog!!
    ¡¡Tú flipas, hermosa!!
    ¿A quién le has pedido permiso?
    Sí, voy de rollo troll y no te paso ni una..
    Todo muy idílico, todo muy naïf… ¡¡y una mier**!!
    Que no, hermosa, que no.
    Lo que te pasa es que tienes más miedo que vergüenza, que es normal, que nos pasaría a todas y te agarras a lo d “bueno, que ahora que estoy en tó lo alto voy a hacer un mutis en plan diva”
    ¡¡Y un caraj*!!
    Nos tienes q contar como sale La Quinta, como la recoben sus hermanas, como va la adaptación del PadreTigre a tanta mujer, como se lo toman los abuelos, las visitas a casa (que ya me enterado hoy que al hospital no va ni el tato.. ¡¡qué majos los teutones!!)
    Pues eso.. no me hagas ir a darte una colleja y ¡¡céntrate ya!!
    Bss mil!!
    ;-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s