La Casa de los Espíritus

La casa de los espíritusNo sabes lo que es el miedo hasta que le has alquilado una casa a un pakistaní.

Nada más poner un pie en Inglaterra uno descubre que mantener un cierto estándar de higiene doméstica es un privilegio de ricos. Al resto de los mortales con cuentas corrientes de reponedor del turno de noche no nos queda otra que santiguarnos y negociar con el pakistaní de turno.

El mercado de la vivienda insalubre funciona así: ellos te cobran una fortuna por vivir en un zulo, tú les firmas por adelantado los cheques para todo un año y te preparas para lo que, con toda probabilidad, sea la experiencia más terrorífica que hayas vivido hasta la fecha. En el ranking de casas de dar mucho miedo la nuestra se llevaba la palma.

De la búsqueda del habitáculo en cuestión se encargaron mis amigas la de Albacete y la de Suiza. Por aquel entonces eran muchas las almas que andaban expiando sus pecados buscando casa por aquellos lares. Tan difícil estaba la cosa que estas señoras que ahora se hacen llamar mis amigas y madrinas de alguna de mis hijas, se conformaron con ver la casa desde la ranura del buzón que estaba incrustado en la puerta.

Tras la inspección pormenorizada del trozo de pasillo que desde allí pudieron vislumbrar firmaron el contrato en su nombre, el mío y el de un valenciano que tocaba la guitarra. Nos faltaba un quinto en discordia.

Los pakistaníes son gente de recursos. Lo nuestro era originalmente un adosado con dos dormitorios y medio, dos baños, un salón y una cocina distribuidos en dos plantas, un sótano y un jardincito trasero. Nuestro pakistaní, Josh, nos la vendió como un unifamiliar con cinco dormitorios, salón-comedor, cocina, baño y aseo. Esta transformación milagrosa no le costó ni una libra esterlina.

Arrancó los mueble de la cocina original y los colocó en el pasillo aledaño de forma que si no a atravesabas la cocina de canto solías encender el gas sin darte cuenta. El hueco que quedó libre se convirtió en mi dormitorio. El día que abrí mi alacena, alias armario, para colocar mis saltos de cama tuve que sacar primero un cartón de leche verde y varios botes de mermelada mohosa.

El salón lo dejó tal y como estaba, pintado de amarillo de pollo con flores rojo chillón. Como los inquilinos anteriores se habían dedicado a coleccionar colillas en la moqueta ni corto ni perezoso encontró otro retal de moqueta y lo posicionó encima. Sin quitar las colillas. Ni pegar la moqueta. Ni nada.

El medio dormitorio, como tenía lavabo, pasó a llamarse master bedroom con baño en suite para dar cobijo a mi amiga la de Suiza y el tropel de amigos que la visitaban día sí y día también. Cuando no le visitaba nadie tenía la perturbadora costumbre de recoger personajes variopintos por la calle e invitarlos a vivir con nosotros. Nos trajo una especialista en lobos que sólo comía tomates hidrolizados, un cocinero esquizoide que cambió varias veces de personalidad y profesión durante su estancia, un hombre-mujer y algún que otro albano-kosovar sin papeles.

Los avispados de mi amiga la de Albacete y el valenciano que tenían más instinto darwiniano que los demás tomaron posesión de los dos dormitorios per sé. Nos quedaba por encajar el quinto dormitorio. Hagan ustedes cuentas… El quinto dormitorio lo consiguió arrancando el wáter del segundo baño, llamándole a la ducha armario, con su cortinilla de plástico y todo, y dejando los agujeros de las tuberías sin tapar.

Los muebles, utensilios y enseres que le fueron sobrando en la multiplicación de los panes y los dormitorios los fue dejando en el jardín a merced de la lluvia, los roedores y algún que otro foragido que debía vivir por allí sin dar mucha lata.

Cómo relatarles la cantidad de bachatas al son de la guitarra que tuvimos que bailarnos entre ron y ron, bien pegaditas al venezolano que se nos apareció cual virgen de Fátima, para conseguir que firmara el contrato antes de enseñarle el baño-habitación.

Aquella fue la primera de muchas borracheras míticas en el 9 de Alma Place.

Anuncios

11 thoughts on “La Casa de los Espíritus

  1. Jajajaja, me estoy muriendo de la risa… y yo me quejé en su día de uno de mis pisos de estudiante en peinetaland al aldo de lo que describes era un palacio!!

    Por cierto has elegido uno de los libros que más me han gustado en mi vida y que para mi la adaptación cinematográfica fue bastante buena.

    Besos de lunes

  2. Las casas en UK son dignas de estudio, pero vamos, la tuya es de nota. Mi hermano estuvo viviendo una temporada en Derby y su casa tenía un “sotano de los horrores” con una silla colocada en medio y varias cadenas por el suelo. Además la puerta no cerraba bien y cuando hacía viento sonaba muchísimo, que miedito daba.

  3. Te sigo desde hace bastante tiempo pero nunca me he animado a escribir con lo mucho que me he reído. Pero hoy me has llegado al alma. De erasmus dormí todo el curso en…una habitación trastero interior! !! Y un par de armarios que tenía los compartía con mi compañera de piso que vivía con su novio. Primero hice limpieza y desde entonces ya no le tengo asco a nada, puaj.
    Y tienes razón, lo mejor. ..las borracheras.
    Un beso

  4. Querida Madre Tigre,
    Que suerte la tuya, era Pakistaní y no calabrés. Aunque mi casa no tenia nada que ver con la tuya, las habitaciones, la cocina y el baño eran de naturaleza aceptable mi experiencia no tiene desperdicio.
    El año que trabaje en Bologna mi casero era como mínimo capo de la mafia. A primeros de mes aparecía con un anillo en su dedo meñique, reloj del tamaño de la catedral de Burgos, cadena del water al cuello y voz de Bruce Willys y sin preguntar se sentaba en la mesa de la cocina a esperar que le pusieramos un café y los sobres con la mensualidad. Jamás le vi los ojos…
    Miedo, mucho miedo!!!

  5. Yo estuve de erasmus en Nottingham. La casa en su entonces me parecía asquerosita, pero comparado con la tuya, debía estar incluso bien. La de fiestas y borracheras vergonzosas que he vivido, con gente autoinvitada de toda Europa, que teneníamos en casa día sí, día también!

  6. Ahora me explico la pedazo casa de ahora, tocaba desquitarse, no? :D Y que tal resulto la convivencia en semejante lugar? porque si ya suele ser complicada de por si, cuando el espacio no ayuda la tensión suele ser interesante. Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s