La niña de mis ojos

Si una de mis hijas tiene papeletas para acabar postrada en el diván del psicoterapeuta por mi causa es La Primera. Sin duda. No es que le tenga manía ni que otra sea mi preferida manifiesta pero por alguna razón que no sé si se deberá a la primogenitura en sí o a su carácter me paso más con ella que con las demás. Ojalá no fuera así. Pero lo es. El problema fundamental creo que está en que es una niña que responde bien a la bronca y abusamos de esta docilidad. Como además es la mayor y puede sacarnos de muchos pequeños apuros tiramos de ella. Mucho.

Así la pobre un día, después de pedirle por enésima vez que le abrochara el cinturón de seguridad a su hermana me contestó muy digna que ella no era una madre ni una abuela y que no tenía porqué estar todo el día trabajando. Esto con cinco o seis años. A lo que siguió una de mis famosas retahílas de que en esta casa somos muchos y todos tienen que colaborar y patatín patatán. Por no oírme le puso el cinturón a su hermana y se agarró uno de sus famosos cabreos sordos en los que debe ponerme a caer de un burro.

A la primogenitura y a su docilidad se le suma que la niña es un calco de su padre. En todo. Lo cual es bueno, no digo que no, por algo me lo he quedado para pasar el resto de mi vida a su lado. Pero esta mofa genética a lo recesivo de mi ADN implica que ese par de cosas que me sacan de quicio del padre con todo lo que yo le quiero me sacan también de quicio de mi niña que por lo demás es perfecta. O casi. Tienen padre e hija ese don de mirarse primero al ombligo antes de pensar que quizá haya más gente en el mundo y son muy proclives a no ver la viga de hormigón armado en el ojo propio. Como además son de naturaleza caprichosa la combinación es explosiva pudiendo ambos dos entrar en una espiral de desazón extrema por una par de zapatos o un cinturón de tachuelas.

Por si fuera poco, como buena hermana mayor, se toma muy en serio lo de ir abriendo paso a la adolescencia y ya nos obsequia con preciosas expresiones del tipo pongo los ojos en blanco mientras me regañas o me da la risa floja cuando tú estás cabreada como una mona. Si digo que estos ataques pre-púberes me sulfuran me quedo corta. El día que de verdad se convierta en una adolescente contestona no va a quedar títere con cabeza en casa tigre. Avisados están.

Como no todo podían ser desventajas también es la más mimada con diferencia. Ella estrena bicis, ropa y juguetes, le montamos unas fiestas de cumpleaños que ya las quisiera Suri Cruise y nos ocupamos de que a su vida social no le falte de nada sin importar el número de viajes de y hasta que tenga que hacerse su madre que parece trashumante con el resto a cuestas. Y compensa. Con creces. La Primera es una disfrutona nata, a todo le saca astillas y no se amilana ante nada. Como buena hija de sus padres se apunta a un bombardeo del tipo que sea y disfruta de todo con un candor que me encanta.

Además no tiene revés, una de las cualidades que más valoro y admiro, va siempre de cara y jamás se le cruza un pensamiento retorcido. Gracias al cielo por sus genes paternos tampoco es nada rencorosa y espero que  con el tiempo sepa perdonarme mis excesos disciplinarios. Por si acaso intento decirle a diario no sólo que la quiero mucho sino también que me encanta como es y suelo citarle una por una todas sus virtudes. Porque yo no sabía lo que era el amor del bueno hasta que hace más de siete años me miró por primera vez con sus ojos verde oscuro y mi vida cambió para siempre. De entonces soy feliz. De verdad.

Anuncios

32 thoughts on “La niña de mis ojos

  1. Preciosos sentimientos hacia tu hija mayor, y una estupenda manera de contarlos.

    Además, si no viéramos los defectos el amor no sería real de verdad, ¿no?

    Algún día ella sabrá apreciar esos “excesos disciplinarios” y aunque alguno se le quede clavado (¿se me nota que me ha pasado?) agradecerá el conjunto en sí.

    Muy fan de lo de que no es madre ni abuela así que no tiene que estar todo el día trabajando. Si lo hubiera rematado con algo como “somos mucho porque tú lo has querido” habría sido la bomba. Pero supongo que esa contestación te la dará cuando haya entrado de verdad en la adolescencia. Prepárate la respuesta.

    1. Creo que alguna vez ya me han insinuado eso de que sarna con gusto… Luego se les olvida y me piden otro hermanito.

      Lo mejor es que cuando les dijimos que La Cuarta iba a ser otra niña nos dijeron que no necesitábamos otra hermana, que de eso ya teníamos :)

  2. ¡Que bonito! yo soy la cuarta, pero ahora con mi primera estoy convencida que “los primogénitos son especiales” se les exige demasiado pero es con los que nos convertimos en madres, con las que compartimos mas tiempo “a solas” y de ahí esa relación única.
    A pesar de que no te conozco en persona me gusta tu familia y te mereces la enhorabuena porque se ve que lo haces genial.

    ¡Ves me tocaste la patata y me puse tiernona!

    un besote desmadroso

    1. Imagínate tú lo que se hubiera perdido la madresfera si tus padres se hubieran plantado en tres :)

      Pero sí, creo que los primeros sufren el síndrome de la madre perfecta, nos pillan con mucha energía y las miras muy altas. Con los siguientes vas bajando el listón y te vuelves más práctica.

      Besos

      1. Jajaja, a convencer a mi marido. Que últimamente me dice que si la segunda hubiera nacido la primera, no hubiera tenido más… Y eso que está de vacaciones… Qué ganas de comparar tiene… Y eso que ambas son cachicos de pan.

  3. Ay madre tigre, es inevitable leerte y no sentirme identificada contigo, yo tengo una menos a tú pero estoy súper de acuerdo en q x ser las mayores les exigimos mas q al resto, las hacemos mayores de lo q realmente son. Me ha encantado, eres lo más.
    Un beso fuerte!!

  4. ¡¡Jo!!
    No te digo que ande sorbiendo moquillo por tu entrada pero… a puntico he estado. Es que esa relación que describes se parece una “jartá” a la mía con el peque-mayor de ocho añazos, que entre que él no encuentra su sitio entre los adultos y los niños, entre el colegio, los amigos, las extraescolares y la vida social de los papis… anda más despistado que una cabra en un garaje y ahí está su madre para achucharle un día sí y el otro también. Y lo de achucharle en los dos sentidos: en el besucón y en el disciplinario… ¡¡qué menudas somos, hermosa!!
    Da gusto leerte. Me reconcilias con el mundo y con mi mundo en particular… Gracias tigresa ;-)

  5. Qué bonito linda gatita ( lo de tigresa hoy no aplica ). Cada hijo tiene su yoquesé, pero el primogénito tiene unas características comunes … Siempre se le pide más. Mi hija mayor es como yo de forma de ser, (telita) y mira con la cara de su padre, su pelo rubio y sus mismas manos.
    Besos

  6. que bonito chica,. supongo que el enamoramiento hacia los hijos es asi de puro, solo necesitas verlos y se produce siendo el mas duradero. besos desde espa�a de una madre que tiene un hijo en alemania desde hace casi sietea�os.

  7. Comparto totalmente lo que sientes. No paro de repetirle al Heredero lo que lo quiero y a menudo, cuando el se siente víctima de la más horrorosa de las injusticias (me temo que está pre-aborrescente), le susurro al oido: si, pero tu fuiste el primero. Tu fuiste el único que estrenó padres … y de momento funciona.
    Un beso, tigresa. Todo un placer seguirte.

  8. Ayer llamé como de costumbre a Juanpa al recoger a la peque de la guarde. Resulta que últimamente le ha dado por pegar, morder, llorar, patalear, etc. Así que me paso todo el día regañándola. Le lloraba yo por el móvil lo mal que me sentía con tanta bronca cuando me dijo: has visto la entrada de la tigre? le dije: no, no he podido, de qué va? a lo que me contestó: léela. Y aquí estoy, reconociéndome una vez más en tus palabras aunque mi peque sea 5 años más pequeña y probablemente al paso que vaya sea más “bicho” que la tuya cuando llegue a los 7… Y tienes toda la razón, tengo que decirle más todo lo bueno que tiene, que es mucho y recordarla que la quiero “tal y como es”.

    Bxssss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s