El imperio contraataca

A lo largo de la última década hemos asistido impávidos a una democratización de lo humano y lo divino sin precedentes. Zara nos convirtió a todas en it girls e Ikea transformó nuestras casas en moradas de revista. Mientras Letizia Ortiz emparentaba la realeza con la república, las réplicas de todo tipo nos ponían el lujo a precio de horchata. Los móviles los regalaban con los paquetes de yogures, Ryanair te llevaba a Estocolmo por menos que un bonobús y los futbolistas humanizaban el concepto de nuevo rico. El cine, la literatura y la música pasaron a ser de todos al módico precio de una descarga ilegal.

Pero sin duda lo que más se ha democratizado este siglo es la inversión. Todos somos inversores. En mayor o menor medida. Voluntariamente o a la fuerza. El piso lo compramos como inversión, el plan de pensiones para invertir en la jubilación, con estos ahorrillos un par de Telefónicas y cuarto y mitad de Repsoles a ver si suena la flauta, el colegio bilingüe para invertir en el futuro de los niños y el Porsche Cayenne para no ser menos que nuestros vecinos inversores. Invertir para crecer. En lo económico. Y ya saben que yo con lo del crecimiento no las tengo todas conmigo.

Este afán inversor indiscriminado nos ha puesto en un brete considerable principalmente por dos detallitos que hemos obviado con fervor. El primer detallito baladí es que la mayoría de las inversiones son, en términos de rentabilidad, malas a largo plazo. Aunque algunas, las menos, sean buenísimas o algunos, los menos, consigan tener un saldo positivo al final de su carrera inversora. Más que nada porque una buena inversión implica comprar barato y vender caro cuando en general, y gracias al cielo, lo normal es y debería ser comprar y vender a un precio justo para ambas partes.

Para muestra dos botones. Hay un estudio español sobre la rentabilidad de los fondos de pensiones en los últimos veinte años que pone de manifiesto que ésta ha sido nula. Es decir, que les pagamos a los señores de estos fondos para que multiplicaran nuestros ahorros y de eso nada, lo comido por lo servido. Con suerte. Hay también otro estudio internacional de un Bakers and Brothers de la vida que redunda en lo mismo al determinar que el mejor sitio para haber tenido tu dinero en los últimos veinte años hubiera sido en un calcetín debajo del colchón. Como lo leen.

El otro problemilla de este planteamiento es que hemos necesitado tanto dinero para invertir que casi no nos ha quedado dinero para gastar. Tanto es así que se ha impuesto un culto a lo barato insostenible. Nos hemos desacostumbrado a pagar por lo que de verdad tiene valor. Para poder vender camisetas a precio de Inditex, o tienes el imperio de Amancio Ortega y te beneficias de unas economías de escala brutales y de un crecimiento exponencial, o produces las camisetas en le sótano de tu casa con una horda de niños chinos secuestrados y algodón radioactivo importado de Chernobyl. Pero lo de tener un negocio pequeño que te permita pagar sueldos dignos a tus empleados y tener unos escuetos beneficios a fin de mes se ha convertido en un milagro digno de Lourdes.

El afán inversor alcanza proporciones de tragedia griega cuando el dinero invertido era prestado, se desinfla la burbuja y te quedas sin inversión y con una deuda de recuerdo para el resto de tu vida. Que esto no lo supiéramos nosotros pasa. Pero que lo expertos y las instituciones públicas y privadas se hayan aprovechado para hacer un Agosto de ello clama al cielo.

Como bien me dijo un tío que de esto sabe mucho: Yo no conozco a nadie que se haya arruinado gastando.

QUIZÁ TAMBIÉN TE GUSTEN:

Comments

  1. says

    Que bien lo sabes tigresa, si me hubieran dado 5€ por cada uno que me decia que era imposible que la vivienda bajara y que no era tirar el dinero hipotecar durante 30 años uno de los dos sueldos que entraban en casa, yo si que me habría forrado. No hay que saber mucho de economía y yo no sé, para darse cuenta de que el precio de algo no puede subir indefinidamente, que todas la épocas de bonanza socio-económicas han sido sucedidas por épocas de crisis y que estos echos son ciclicos, coño es que no leemos. Por supuesto, los que si leen y si saben, utilizan estas épocas de bonanza para hacerse más ricos y desaparecer y hacer desaparecer el dinero antes de la caida fatídica, pero nosotros vamos a remolque y cuando nos damos cuenta, nos hemos quedado sin pasta, sin casa, sin país y sin futuro. El cuento de la lechera, vamos.

    • says

      Lo gordo es que no se haya puesto coto a este desmadre. En países como Francia y Alemania no te permiten hipotecarte por encima de un 33 por ciento de tu sueldo y como mucho un 75 por ciento del valor del inmueble.

      Yo con lo de la vivienda no conseguí convencer ni a mi madre. Y todavía hoy me mira con recelo cuando le digo que nunca va a volver a ser lo mismo.

  2. says

    Dicen en mi pueblo que “a buenas horas, mangas verdes” Y es que gente como tu habría hecho farta hace unos cuantos años. Y las ganas de escucharles también.
    Ains quien nos ha visto y quien nos ve!

    • says

      Te diré que en 2002 los analistas de construcción hablábamos de la burbuja española como una obviedad pero cuando volví a España en 2004 no me hizo caso ni el tato. Como le decía a Sara, ni mi madre que ya es decir.

      De todas formas creo que la crisis es más profunda que el ladrillo, es de valores. Por eso le doy tantas vueltas últimamente, porque me estoy replanteando muchas cosas para ahora y para el futuro.

  3. says

    Señora mía, cuando usted se pone seria y trascendente supera todas las marcas, además con esa sutileza felina cada uno que entienda la crítica soterrada por donde quiera… ¡alrde de maestría!
    Me gusta, yo también había oído aquello de “Dame la ruina de un un rico más que la bonanza de un pobre.”
    Mil gracias por la clase de economía aplicada, a ver si así dejamos de llamar inversión a lo que ha sido y es pura y dura especulación…

    • says

      Gracias hermosa pero ojo que yo de economía no tengo ni idea, de finanzas algo más y tampoco tanto. Lo único es que el que 2+2 son 4 y no 5 lo llevo a rajatabla :)

      Como siempre un placer tenerte por aquí.

  4. thewheelsofthebus says

    no me entiendas mal, el post es super interesante pero te estás alejando de la esencia del blog, o al menos de lo que yo voy buscando cuando te leo

    • says

      Mmmm, interesante tema. Creo que todos los que escribimos blogs alguna vez nos planteamos algo así… ¿cuán es mi esencia? ¿a qué huelen las nubes? Afortunadamente, los blogs personales están en constante evolución (como las personas que los escriben, vaya). Personalmente, leer post tras post sobre anécdotas infantiles, por muy ingeniosas o bien contadas que estén, me satura (y lo digo yo, que no hablo de otra cosa, ojito que es autocrítica). La maternidad bien contada da mucho de sí, pero yo agradezco que esa gente que sabe contar tan bien las cosas, nos hable de algo más que de sus hijos. Hay gente que lo hace fantásticamente en la blogosfera, como molinos, accidentalmente o mamá en alemania, y me alegro mucho de que La Tigre se haya unido al club.

      En cuanto a la “esencia de tigre” literal… el “Eau de Tigre”… mejor no me pronuncio, no quiero ser cansina con lo de las sábanas… pero vamos, seguro que “deja huella”.

      Un saludo!

      • says

        Habría que decir que tiene razón. El título no tiene nada que ver con el contenido del post. XD
        Como yo digo siempre, el blog es mio y me lo follo cuando quiero.
        Tengan en cuenta que aqui la tigre está empezando en esto de los portales de marujas virtuales y que quien tuvo, retuvo (salvo la diosa Ava que nunca lo soltó).
        Y ya que ha saludo el tema, una zona de inversiones en bolsa no vendría mal, jajaja

      • thewheelsofthebus says

        pues si es que también estoy de acuerdo no te creas, pero cuando me meto en el blog y me encuentro un post de estos coo que me da perecilla porque no me lo esperaba y no tenía yo el momento profundo. Pero vamos que me reitero en que el post vale un montón igual que esta mujer.

    • says

      Madre del amor hermoso ¡Mi primer follower insatisfecho! Con lo pelota que soy esto me plantea un conflicto interior de los de consultar con la almohada y el oráculo de la fortuna.

      Por desgracia mi blog es sólo un reflejo de mi incontinencia verbal y los posts me escriben a mí, no yo a ellos. Yo me siento al ordenador con una idea en la cabeza e indefectiblemente acabo escribiendo otra cosa que suele ser lo que ese momento me esté rondando la neurona.

      Creo que esa falta de filtro es lo que hace que me reconozca en todos y cada uno de mis posts. Y como con los niños, me siento incapaz de renegar de ninguno de ellos aunque te prometo que lo pensaré.

      Yo por mis followers MA-TO.

      Un beso

      • thewheelsofthebus says

        no hace falta mi mini crítica no me hará dejar de leerte porque me gustas de verdad, pero bueno, las opiniones con respeto son opiniones respetadas. dikke kus, yo no se alemán pero te lo digo en holandés que si se.

  5. Sonia - Siendo Madres says

    Me ha encantado el post. Aprovecho que tú sabes del tema y yo soy una patata en finanzas para consultarte. ¿Quien tenga unos pequeños ahorros qué tiene que hacer con ellos, dejarlos como están, invertirlos, gastarlos?¿Y quien no tiene ahorros debe esperar cobrar jubilación el día de mañana o es cierto que no habrá? Besos.

  6. says

    No me entiendas mal pero cuando te pones seria: ME GUSTAS MÁS. :P un besote desmadroso y…nada que ni los inversores públicos o privados no supieran “todos quisimos vivir como si pudiéramos” y ahora nos toca vivir como podamos…en fin.

  7. Evita says

    Da igual el tema que abordes, SIEMPRE es un placer y un gustazo leerte.
    Aunque no comento a menudo, te has convertido en parte de mi rutina diaria.
    Mil gracias por contarnos tantas cosas y con tanto arte.
    Besucos

  8. says

    Ains cuánta razón madre mía, da pena tener que dártela y todo pero es lo que nos toca. El problema que tenemos es de mucho calado y creo que va a ser muy difícil quitárnoslo de encima porque efectivamente es un tema de valores y de creencias, esperemos que poco a poco la mentalidad vaya cambiando. De los sueldos dignos mejor ni hablamos…

    En casa te seguimos desde hace unas semanas y da gusto leer este tipo de entradas que nos hacen entender un poquito más lo que nos está pasando y por qué. A seguir así!!!!

  9. says

    Un amigo que entiende algo de ésto me dijo un día: Vuelos low-cost, ropa low cost, ocio low-cost y ¿ahora os extrañais de sueldos low-cost?.
    Te acabo de descubrir, tigresa y me encanta tu blog y tu manera de explicar las cosas. Convengo con los que opinan que esta es tu casa y hablas de lo que te apetezca: Faltaría más¡

  10. says

    Mi marido es fan de tus post económicos. Del resto pasa un poco, pero no te lo tomes a mal, a mí ni me lee… Le reenvié el primero y ahora este y me ha dicho que se los siga pasando.

    PD: me ha encantado el título ;)

    Bxssss

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>